Caballeros medievales, caballeros sexuales

Pero en la Edad Media real el ideal de virilidad se apoyaba, entre otras cosas, en la capacidad que tenía un hombre de dejar embarazada a una mujer, y cuanto más rápido mejor. En todos los estratos y edades aparece esta afirmación de la masculinidad, aún a costa de serios problemas y procesos judiciales.

 

Hace ya un mes, la marca de preservativos Coontrol comenzó una campaña publicitaria en televisión para dar a conocer su nuevo producto, el Control easy-way. Y para ello recurrieron a la Edad Media: como no se puede mostrar a un hombre poniéndose un preservativo, haremos la demostración con caballeros medievales. ¿Qué puedo decir? Pues que ya nunca nos equivocaremos de lado al poner un condón… y que esto es un blog sobre sexo en la Edad Media.

 

El anuncio, como metáfora de la facilidad de poner un preservativo, cumple sus objetivos. También es divertido  y con varios dobles sentidos. Ahora bien ¿qué vemos en el anuncio? O mejor dicho ¿qué imagen de la Edad Media nos encontramos? Pues la que el común de los mortales podemos tener del amor cortés medieval: caballeros que mediante la exposición de sus artes quieren ganarse el amor de una dama, mientras que ellas son las respetadas protagonistas, las que eligen y deciden hasta donde llegar. La elección es bastante acertada si pensamos que ese amor cortés no estaba exento de sexualidad, pues las composiciones también tienen claros tintes eróticos al contrario de lo que se suele pensar. No obstante, todo esto también es irónico en un spot sobre preservativos. Existe la hipótesis de que en el De Amore de Andreas Capellanus, una de las obras clave del amor cortes, a lo que el autor llama amor puro no es sino la práctica del coitus interruptus.

 
Ahora bien, para la Historia de la Sexualidad el problema reside en que el amor cortés es más bien una ficción literaria donde, al contrario que con otras obras, pocos son los ecos de la realidad. Por eso no suele estar presente en los estudios de sexo en la Edad Media, aunque filólogos como James A. Schultz hayan enarbolado su defensa con bastante razón, pues aun siendo una ficción  es interesante conocerla al contener las normas de la élite que las creó, es decir, su forma de pensar y entender el mundo, incluido el sexual.


Si en el amor cortés la figura de la mujer es sexualmente respetada y es ella la que tiene la capacidad de elección, las canciones que los trovadores provenzales entonaban sobre el amor cortés tienen su propio contrapunto, desarrollado por ellos mismos en la misma época: las pastorelas. En estas canciones una joven pastora es persuadida por un caballero para que mantengan relaciones sexuales. Las mentiras, los halagos y hasta las falsas promesas de matrimonio se suceden, llegando en algunas de ellas a la violación, o al intento de violación, ante la negativa de la muchacha. Al contrario de lo que ocurre con el amor cortés, estas acciones sí son fáciles de rastrear en la documentación medieval, y sin necesidad de que los protagonistas pertenezcan a clases sociales diferentes.

 
En el anuncio de Coontrol la dama medieval elige al candidato que más destreza anticonceptiva demuestra. Pero en la Edad Media real el ideal de virilidad se apoyaba, entre otras cosas, en la capacidad que tenía un hombre de dejar embarazada a una mujer, y cuanto más rápido mejor. En todos los estratos y edades aparece esta afirmación de la masculinidad, aún a costa de serios problemas y procesos judiciales. Sí es verdad que un hombre podía optar por reducir su cantidad de semen para evitar dejar a su compañera embarazada, pero eso provocaba una disminución de su potencia y de su deseo sexual, lo cual no era nada aconsejable si no querían ver su virilidad en entredicho. Por ello, los métodos anticonceptivos eran casi todos de uso femenino, sobre ellas casi siempre recaía la responsabilidad de evitar un embarazo con medios nada eficaces. En eso sí que hemos cambiado con respecto a la Edad Media, el mercado de la anticoncepción es igualitario, aunque desde hace no tanto tiempo.

 

Amor cortés, coitus interruptus, seducción que acaba en violencia, anticonceptivos y virilidad ¿quién diría que de un anuncio de preservativos se podía aprender tanto?

 © Sexomedieval 2013

 

Compártelo: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Digg
  • del.icio.us
  • Reddit
  • BarraPunto
  • De.lirio.us
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Live-MSN
  • Meneame
  • Technorati
  • Twitter
  • Wikio ES

No Responses to “Caballeros medievales, caballeros sexuales”

Trackbacks/Pingbacks

  1. De lo divino y lo humano: semen y cultura | Sexo Medieval - [...] ocasiones estos alimentos se mencionan para que sean evitados y los hombres no vean comprometida su virilidad. Deseo sexual, …
  2. Quitando el cinturón de castidad a la Edad Media | Sexo Medieval - […] aquí, mi más sincero agradecimiento: La charla fue concisa pero breve. Lo básico quedó dicho: ni caballeros, ni …

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>