Montaillou, aldea occitana (y sexual), de 1294 a 1324

Hace muchos años Emmanuelle Le Roy Ladurie consiguió que un libro de Historia encabezara las listas de éxitos editoriales durante muchas semanas. Ha pasado mucho tiempo desde que en 1975 Montaillou, village occitan fuera publicado, pero aún así creo que sigue ostentando el título de ser el libro de Historia (que no de divulgación histórica) más vendido y leído. Lo cual significa que es fácil de encontrar en cualquier librería y biblioteca. Es verano, tenemos vacaciones, hace demasiado calor… qué mejor que un libro? Y no uno cualquiera. Montaillou es una obra sumamente viva y amena porque integra en su cuerpo las palabras y diálogos de aquellas personas que habitaron la aldea a finales del siglo XIII y buena parte del XIV. Y, sobre todo, porque al reconstruir hasta los más mínimos detalles de la vida de aquellas personas sorprende y rompe mitos, también a nivel sexual.

 
Probablemente más de uno no se atreva a ir a la biblioteca con este calor. Bueno, siempre hay soluciones. Hace no mucho los habitantes de Montaillou fueron protagonistas de un documental de producción española (se trata del primer capítulo de Los archivos secretos de la Inquisición, dirigido por David Rabinovitch) que podemos encontrar en Youtube:

 

Tanto el documental como el libro beben de una misma fuente: los detallados interrogatorios contenidos en los registros inquisitoriales de Jacques Fournier (el que luego sería Benedicto XII). La diferencia radica en que el documental nos cuenta los hechos ocurridos en el pueblo cuando se descubre que es el último bastión del catarismo en el Languedoc. Mientras Le Roy Ladurie reconstruye la vida cotidiana, sus pensamientos, sus ideales… Pero en ambos formatos el sexo está presente.

 
En el primer capítulo de Los archivos secretos de la Inquisición se nos cuenta buena parte de la vida y obra de Pierre Clergue, el cura de la aldea. Con toda probabilidad él es uno de los protagonistas más valiosos de la Historia de la Sexualidad en la Edad Media. Para empezar su sola existencia recuerda que la solicitación en el confesionario (seducir durante el acto de la confesión a una penitente) no fue un fenómeno exclusivo de la Edad Moderna. Además, sus actos y sus palabras son testimonio de lo que también ocurría en otras partes de Europa: mantener relaciones sexuales en la iglesia sin importar la ofensa que se cometía, la preocupación por una descendencia bastarda y el uso de anticonceptivos, o la excepcional ausencia de violencia en sus relaciones sexuales.

(más…)

Sexo en la Antiguedad, Sexo en la Edad Media: el podcast

Salud e graçia!

 
Mi más sincera bienvenida para aquellos que han llegado a este blog de Historia de la sexualidad en la Edad Media a través de Cuadernos de Bitácora. Para aquellos que no lo sepan, Carlos Ruiz y el resto de amigos de Cuadernos de Bitácora fueron muy amables, y a la vez muy curiosos, al dedicar un podcast a la sexualidad en la Historia, exactamente en el mundo antiguo y medieval (muchas gracias a todos!) Para mí era muy importante que en ese viaje en el tiempo me acompañara Ignacio Monzón (Gratias ago!) por dos motivos. El primero, porque entre los dos abarcábamos un período de tiempo que ha sido bastante mitificado a nivel sexual: ni en la Antigua Roma eran tan liberales ni en la Edad Media eran tan castos. Y segundo, porque tendemos a olvidar que todo, absolutamente todo, tiene un pasado; y eso incluye a las ideas, los comportamientos, las actitudes. La Edad Media es heredera de Roma, y a la vez nosotros somos herederos del medievo. También a nivel sexual.

 
En este podcast os encontrareis muchas cosas sobre la sexualidad en la Edad Antigua y Medieval: cómo se entendía la moral sexual, roles sexuales, qué se podía hacer a nivel sexual y qué no, orígenes de la moral sexual cristiana, anticonceptivos, algo de moral sexual islámica, aborto e infanticidio, sexo anal como método anticonceptivo, usos de la alimentación para aumentar la líbido o para disminuirla, conocimientos anatómicos y científicos sobre el placer, masturbación, juguetes sexuales, la necesidad de controlar la sexualidad femenina, sexo oral, homosexualidad, la sexualidad del clero, el honor, pecados sexuales, el origen de mitos como el del cinturón de castidad o el derecho de pernada, pornografía, existencia y cumplimiento de las normas sexuales, enfermedades venéreas, sexo entre personas de diferente religión…

 

 

 

http://cuadernosdebitacora.com/sexoantiguedad

(más…)

Guía de la buena esposa… medieval

Hace un par de semanas un post de uno de los blogs de El País (Blog Eros) levantaba mucha polémica, tanto es así que las innumerables muestras de desacuerdo por parte de los internautas con lo ahí escrito forzaron una respuesta por parte del defensor del lector. Lo escrito por Venus O’Hara, la autora del post, recibió un aluvión de críticas aunque el escrito no reflejase su opinión, sino que aportaba un texto de una escuela on-line de esposas para reflexionar sobre él: la mera existencia de esta escuela, la utilidad de los consejos que daba, quién los daba y para qué… El texto de la polémica, sacado de esa escuela para esposas, tiene el expresivo título “doce pasos para proteger tu matrimonio de la infidelidad“. Dicho de otro modo, cómo hacer para que tu marido te sea fiel. Muchos de esos consejos tiene que ver con la sexualidad (no descuides tu físico, se sexy en el vestir, ten todos los días algo de intimidad sexual con él, hazle sentirse deseado…)  lo cual, cómo no, me hace reflexionar históricamente sobre la infidelidad y los consejos sexuales para prevenirla.

 
No es algo excepcional encontrar textos que evoquen la infidelidad en la Edad Media. El ser infiel es una realidad desde que existe la pareja monógama. En el Medievo castellano esto se traduce en múltiples textos donde se nos cuenta cómo un marido abandona su hogar y se casa en otro sitio, o que decide separarse de su mujer y empezar una nueva convivencia con su amante en la misma población; mientras, ellas intentan evitar esos desenlaces recurriendo a la magia, como ya hemos contado en un post anterior. Pero también las mujeres son infieles a sus maridos, llegando a huir con sus amantes.

 
En la Castilla medieval, las mujeres se preocupaban mucho con la sola idea de que su marido le fuera infiel. Dejando a un lado los sentimientos, una infidelidad a corto plazo significaba discusiones, malas palabras, malos tratos… y a la larga el abandono y, por tanto, la pobreza. Ante este panorama lo más seguro es que existiesen toda una serie de consejos (entre ellos sexuales) para evitar que el marido fuese infiel, y que se transmitían de madres a hijas o entre amigas, vecinas o familiares. Pero no nos han llegado por escrito. No obstante, el problema principal de estas mujeres no era que sus maridos las fuesen infieles, sino que estos sospecharan que ellas eran las infieles: el adulterio femenino, al contrario que el masculino, estaba penado hasta con la muerte, y no era raro que las simples sospechas hicieran a más de uno tomarse la justicia por su mano, poner una denuncia o dar una paliza a su mujer. Y estos consejos para que una mujer evite que su marido piense no ya que es infiel, sino que puede caer en el adulterio, sí nos han llegado por escrito y en numerosas ocasiones.

(más…)

Entre La India y nuestro medievo: agresiones sexuales

Leo en diferentes periódicos cómo una nueva violación en La India aumenta la tensión en el país. En este último caso la víctima es una niña de 5 años raptada y violada por un vecino. Según los periodistas, la policía no atendió debidamente a los padres de la víctima a la hora de denunciar los hechos. Como ser humano la lectura de esta noticia hace que se me caiga el alma a los pies; como medievalista recuerdo casos parecidos en la documentación medieval castellana que me hicieron (y aún me hacen) un nudo en el estómago.

 
La violación de niñas no es un caso aislado en el tiempo y en el espacio a La India del 2013. Entre los años 1474 y 1500 Ricardo Córdoba de la Llave detectó en la documentación del Registro General del Sello medio centenar de violaciones, cuatro a niñas de 12 años y tres donde ellas tenían 13 años, así como la violación de una de once, otra de diez, otra de nueve y, finalmente, una de siete. El mismo autor localizó en el Archivo de la Corona de Aragón el caso de una niña de 5 años violada en 1441. A través del análisis de estos y otros casos Ricardo Córdoba de la Llave escribió una de las obras fundamentales, y fundacionales, de la Historia de la sexualidad en la Castilla medieval. El instinto diabólico. Agresiones sexuales en la Castilla bajomedieval (Universidad de Córdoba, 1994) no es un libro fácil porque, aunque nos muestre actitudes ante la sexualidad, formas de entenderla, virginidad, honra… lo que las fuentes nos relatan, y por tanto de lo que el libro se hace eco, es de violaciones. La Edad Media era un mundo de violencia; también en el sexo.

 
Los paralelismos que encuentro entre lo que los periodistas dejan ver sobre las actitudes ante las violaciones de adolescentes y adultas en India y lo que Córdoba de la Llave relata, no son desdeñables. El miedo al qué dirán y la desconfianza al sistema son comunes. Al dolor físico y psíquico vivido por la víctima hay que unirle la vergüenza, no sólo personal sino también familiar, de que el acto transcienda al resto de la sociedad. El silencio era una opción para las castellanas de ese final de siglo al igual que para las indias, un silencio también propiciado por las dificultades del proceso: en La India es difícil que la policía escuche a la víctima, en la Edad Media costaba demostrar que la relación sexual no fue consentida y que la honra de la mujer merecía ser enmendada a través de la justicia. En parte es por esto por lo que Córdoba de la Llave encontró tantas violaciones a niñas y pre adolescentes: casi no había que demostrar que en la relación no había mediado consentimiento alguno.

(más…)

Pervertidores sexuales en la Edad Media

Repasando en El País el caso de Amina Filali fui a dar con la noticia de su suicidio. Y, como no, lo poco que se de sexualidad en la Edad Media me revela unos detalles de lo más curiosos sobre el pervertir a los demás.

 

Amina fue violada cuando tenía 15 años por un joven de 24. Puesto que la honra aún pesa mucho en la sociedad marroquí, la mejor solución para todos era que víctima y violador se casaran. Todos sabemos qué es lo que pasó ocho o nueve meses después. Harta de aguantar que sus suegros la llamaran chica sucia o prostituta (porque, según ellos, ella era la que había provocado la violación; ya hemos tratado un poco este tema en el post Mi ropa provoca ¿Quién tiene la culpa?) se suicidó. En la Edad Media conocemos bastantes casos de mujeres que se casaron con sus violadores, pero lo que nunca hemos sabido es cómo resultaban esos matrimonios. Me temo que en el Medievo hubo muchas Aminas o, al menos, mujeres que pensaron hacer lo mismo.

 

No obstante, lo que más me ha llamado profesionalmente la atención del artículo, ha sido saber que el padre de Amina Filali denunció al violador por “perversión de menores” (cito por un artículo de la hemeroteca de El País, 13-3-2012 de Ignacio Cembrero). Yo no tengo ni idea de legislación marroquí, aunque sí se que su Parlamento se negó recientemente “a definir como violación toda relación sexual con menores” (cito por el artículo de El País del 23-01-2013, escrito por EFE). Por tanto y si leemos las leyes a pies puntillas, en Marruecos cuando se viola a menores no se las viola, se las pervierte. Pero ¿por qué hablan de pervertir? Bueno, pues es aquí cuando viajamos al Medievo.

 

Según la Real Academia Española de la Lengua, pervertir es “viciar con malas doctrinas o ejemplos las costumbres, la fe, el gusto”. En muchos textos castellanos medievales se deja caer que, una vez desflorada, una mujer volverá a mantener relaciones sexuales, esté casada o no. La carne es débil, y en la Edad Media la mujer es una especie de niño, caprichosa e irrazonable, siempre intentando saciar sus apetitos sexuales. Por eso no puede gobernarse sexualmente así misma, y en parte por eso los hombres de su familia han de velar por su virginidad o por castidad. Y es que a mí me parece que la ley marroquí protagonista de este post, dice lo que dice porque debajo de ella subyace esta idea sobre la mujer y la sexualidad.

(más…)

Ni Alá ni Dios: honra y violación

papelesEste mediodía me he vuelto a reencontrar con uno de los temas más espinosos de mi investigación. Su importancia es capital pero su dureza está al mismo nivel. Me refiero a la violación y a una de sus soluciones más comunes en la Edad Media.
El titular de El País no tenía desperdicio para una medievalista dedicada a temas sexuales: Las violaciones en Marruecos ya no podrán “lavarse” con el matrimonio (cito por el artículo de El País, 23-01-2013, escrito por la agencia EFE). El primer párrafo de la noticia lo aclaraba todo: debido a la polémica que ha levantado el suicidio de la joven de 16 años Amina Filali, el gobierno marroquí “va a anular la norma que permite al violador de una menor a evadir el castigo si admite  casarse con ella, siempre y cuando no haya una denuncia por parte de la familia de la víctima”. Como muchas otras personas, lo primero que he pensado es que esto era una buena noticia; pero lo segundo ha sido preguntarme cuándo en España dejamos de hacer eso mismo, cuándo las leyes prohibieron que los violadores no fueran a juicio si se casaban con sus víctimas. Por lo que sé, esto no ocurrió antes del año 1700. Y es que en buena parte de nuestra Edad Media, y en una zona nada desdeñable de nuestra civilizada Europa, esta norma que nos parece bárbara era moneda común.

 

(más…)